riesgos de la formación online
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Riesgos para el estudio de formación online

La formación requiere, como es obvio, el estudio y la obtención de conocimientos a través de plataformas a las que se accede por Internet. Para ello se necesita diferentes dispositivos.

Hoy en día la adaptación de la formación online a todos los dispositivos facilita este acceso, pero también maximiza los riesgos y es que estudiar online ofrece muchas ventajas, pero también tiene ciertos potenciales factores negativos que debemos afrontar.

El factor multidispositivo que distrae

La utilización del teléfono móvil en el trabajo es un problema que está preocupando a muchos empresarios. En algunas empresas se ha llegado a solicitar a los profesionales que dejen en la entrada de la compañía el smartphone, para poder recogerlo cuando salgan.

En el estudio, el riesgo también existe. Es muy común que un estudiante esté con su ordenador o dispositivo tecnológico de estudio, mientras el teléfono móvil está a su lado.

Mensajes, llamadas, avisos y alarmas constituyen diferentes situaciones en las que un teléfono móvil puede interrumpir el ritmo de estudio y dificultar considerablemente al estudiante alcanzar los objetivos.

Curiosamente, con el estudio de la formación online este riesgo parece tener mayor presencia que con un estudio tradicional. El estudiante debe afrontar el tiempo de estudio con seriedad y disciplina, para apagar el teléfono móvil durante este tiempo.

Lamentablemente, esto no es aplicable en los momentos en los que se aprovecha precisamente el teléfono móvil para estudiar parte del temario del curso.

Las notificaciones abiertas en el ordenador

Otro desarrollo digital que está ocasionando problemas es el relacionado con las constantes notificaciones de redes sociales, sistemas de mensajería instantánea en aplicaciones de escritorio e, incluso, los correos electrónicos.

Los sistemas operativos actuales, salvo que se configure específicamente para ello, muestran todas estas notificaciones en tiempo real suscitando la curiosidad del usuario y motivando a un parón indeterminado del estudio.

El “cansancio” online

Cada vez dedicamos más horas al consumo de contenidos por Internet. Las pantallas digitales, así como los entornos online, como sucede también en otros elementos, terminan cansando al usuario, ya sea por fatiga visual, incomodidad de la posición y otros efectos secundarios similares.

Si compaginamos el tiempo dedicado a formación online con el consumo por entretenimiento de Internet en dispositivos tecnológicos, nuestro cansancio será mayor y lógicamente se notará en el estudio realizado, la voluntad que tenemos para hacerlo e incluso nuestra capacidad de aprendizaje.

Lo ideal en estos casos es buscar un equilibrio correcto, priorizar el estudio online con respecto al entretenimiento y buscar nuevas formas de ocio que no tengan a los dispositivos tecnológicos como único elemento interactivo.